domingo, 11 de julio de 2010

El chaqué, final.

- ¿ Pero donde va? – preguntó Puri.
Le siguieron y vieron como bajaba las escaleras del tercero donde vivían sin contestar a sus llamadas. Ramón intentó seguir a su hijo pero solo llegó a tiempo de verle subir al coche y alejarse calle abajo.

- ¿ Donde va? – interrogó Paquita tras él.

- No sé. Ni siquiera ha vuelto la cara cuando le llamaba – se volvió a su mujer – Vamos a comer. Seguro que ha querido enseñárselo a Beatriz.

- El traje no debe enseñarse antes de la boda.

- Ese es el de la novia mujer. Sobre el traje del novio no creo que exista tradición y seguro que al chico le hace ilusión – puso la mano sobre el hombro de su mujer y la empujó hacia el portal – Vamos a comer que se está enfriando la carne.

Mientras tanto Antonio conducía con la mirada perdida al frente. Condujo hacia la carretera de la costa. Poco después, un desvío y subió por una colina hasta un grupo de chalet residenciales. Aparcó el coche y con seguridad introdujo la mano en la pequeña cancela y descorrió el cerrojo, atravesó el jardín y llamó a la puerta.

Unos segundos después una mujer con aspecto sudamericano abrió la puerta con gesto interrogante ante el desconocido con chaqué que tenía delante.

- ¡ Hola Ursula ¡ - saludó Antonio con voz mecánica y sin esperar respuesta pasó junto a la sorprendida criada que poco después intentó detenerle.

- ¿ Quien es usted y como sabe mi nombre? ¿ Quiere que le anuncie a la familia?.

Antonio no contestó, atravesó el vestíbulo y subió las escaleras ante la desconcertada criada que no sabía que hacer. ¿ Sería algún familiar que había llegado tarde al entierro del señorito Javier? ¿ Y como sabía su nombre?.

Lo mejor, pensó, será informar a la familia que almorzaba en el comedor en ese momento.

No le dio tiempo, horrorizada vio como el desconocido con chaqué bajaba las escaleras con la escopeta de caza del señor, pasaba junto a ella y dirigía sus pasos hacia donde estaban todos los de la casa en ese momento.

Antonio escopeta en mano entró en el comedor haciendo que todos los presentes le mirasen aterrorizados al ver la escopeta con la que apuntaba a la mesa. En la misma, un hombre de unos sesenta años, una mujer de edad similar y un hombre de unos treinta. Y una joven de unos veintitantos bien parecida que corrió a abrazarse a la señora mayor.

Antonio la miró unos segundos con ternura y enfiló el cañón hacia el hombre joven. Le observó unos instantes con odio y sin mediar palabra abrió fuego dos veces alcanzándole en el pecho provocando los gritos de todos. Segundos después un Antonio atónito miraba la escena y escuchaba aturdido los llantos de las dos mujeres. Miró sus manos y lanzó al suelo el arma horrorizado.

Ursula corrió al teléfono con intención de llamar a la policía cuando las sirenas parándose delante de la puerta le indicaron que ésta había llegado. No era posible que la hubiera llamado algún vecino al oír los disparos, solo habían pasado unos instantes.

Abrió la puerta a los policías que entraban en ese momento en el jardín.
Gritando delante de ellos tratando de explicar lo ocurrido les condujo hasta el comedor.

Las dos personas mayores abrazaban a la joven. El cuerpo sin vida de un hombre yacía en extraña postura sobre la mesa con dos disparos de escopeta en el pecho mientras otro hombre joven vestido con un chaqué se preguntaba que había pasado y que hacía él en esa casa.

Al día siguiente los titulares del periódico local en primera página relataban el suceso.

Extraño caso el sucedido ayer a las tres y media de la tarde cuando el joven de veinticinco años que responde a las iniciales A. S irrumpió en el chalet de la familia Salazar, la sirvienta declaró que tras abrirle la puerta, el para ella desconocido la saludó por su nombre y entró subiendo las escaleras de la vivienda. Fue hasta la habitación del dueño de la casa, sacó su escopeta de caza, la cargó y bajó hasta el comedor abriendo fuego sin mediar palabra sobre el sobrino de los dueños. Recordemos que la familia Salazar había sido golpeada por la tragedia unos días antes cuando en un asalto por lo que se creyó una banda de delincuentes asesinaron al hijo de estos de varias cuchilladas sin que, según declararon los testigos, sus padres y su primo - la víctima de ayer- mediase provocación alguna.
La policía llegó segundos después de cometerse el crimen. Se dirigían precisamente a arrestar al primo de Javier Salazar. Habían detenido a la banda de asaltantes cuando intentaban vender parte de los objetos robados en la casa. En la detención confesaron que habían sido contratados por Alberto Salazar, el primo de la víctima, para fingir un robo y dar muerte a su primo. Tras interrogar a la prometida presente en la casa en el momento en que A. S disparó a Alberto Salazar reconoció que el primo de su novio se le había declarado hacia un mes y que le había pedido que suspendiera la boda. Ella le había rechazado pero nunca sospechó que hubiese sido capaz de urdir un plan como ese para acabar con su prometido.
La parte desconcertante de la historia continua siendo la presencia de A. S en esa casa. Tanto los padres de Javier Salazar, la novia y la sirvienta sostienen que nunca le habían visto. A. S al igual que Javier también se disponía a casarse al día siguiente. El homicida de Alberto Salazar sigue manteniendo que no tiene ni idea de cómo llegó a esa casa, que no conocía a ninguna de esa personas y que ni siquiera recuerda haber cogido un arma y mucho menos haber disparado. Su único recuerdo es que estaba en su casa frente al espejo probándose el chaqué y después se vio con el arma en la mano y la arrojó al suelo sin comprender nada.
Esta historia se hace aún más extraña cuando el padre del homicida que responde a las iniciales R. S, empleado del crematorio, se personó en las dependencias policiales al enterarse de los hechos acusándose del crimen diciendo que él robó el chaqué del difunto Javier Salazar antes de ser incinerado, chaqué que llevaba puesto el asesino durante el crimen. Afirma que su hijo es solo una víctima inocente, un instrumento de la venganza del difunto.

Mariant Íberi.
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails